martes, 11 de diciembre de 2007



Ves la nieve blanca y te emocionas. Sabes que yo envío los brillantes copos. Este momento no podía ser corriente. Ambos lo sabemos. Por eso los envío. Nada puede ser igual que antes. No ahora que he muerto.

La Rectoría Jardín en Nuenen en la nieve. Óleo sobre lienzo, por Vincent van Gogh.

3 comentarios:

Anita dijo...

Pero el Principito fue al desierto... y alli no suele nevar!!

Un besin grande grande!

El Druida... dijo...

Qué buen cuadro. Te recomiendo, si no lo concoes, los de Thomas Cole.

Saludos1

cab dijo...

jo! q microrrelato maaas bueno!