jueves, 2 de abril de 2009

¡Dios, qué bella eres! Sería capaz de mirarte durante horas sin cansarme. Tus ojos, tu boca, tus labios. Tus dulces labios. Todo tu cuerpo. Sería capaz de mirar todo tu cuerpo durante horas, mientras me das la espalda y contoneándote te vas de mi lado.

Serpientes acuáticas II. Óleo sobre lienzo, por Gustav Klimt.

4 comentarios:

..... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosalie dijo...

Me gusta Klimt y me gusta tu hiperbreve. Y me gusta que no hayas puesto ni El beso ni Maternidad ni ninguna de esas cursiladas revenidas. Este es más hermoso. ¡Besos!

Leteo dijo...

Es mi obra de Klimt favorita... ya hicieron demasiados Besos Rodin y la amante...
:)

Loren dijo...

Totalmente de acuerdo con Rosalie.
Hace unos meses o unos años, vete a saber, en la Fundación Juan March hicieron una réplica del mural de Klimt. También tenían expuestos dibujos y bocetos a carboncillo y lápiz.

Un fuerte abrazo.