martes, 6 de abril de 2010

2014

Has salido el Sol.
Y eres un Sol al que no puedo hacer otra cosa que mirar fijamente. No te escondes por las noches, incluso se diría que te vuelves más luminoso aun, y la primavera es plena. Brillantes hojas van cubriendo cada uno de los bloques de escombros que se sucedieron tras la Catástrofe y las raíces crecen con tanta fuerza que pueden enderezar los edificios caídos. Un enorme obelisco se yergue ante mis ojos. Está coronado de flores dulces a la vista, ya que un colorido manto de sabrosos pétalos se ha postrado a los pies del Astro.

La luz del Sol te mantendrás, espero, durante meses, años y siglos besando la tierra húmeda, tornándola fértil.

3 comentarios:

TXETXU dijo...

Espero que no deje de brillar. ;-)

Nell dijo...

wow, pero tmbn debe haber un rato de obscuridad, para que los humanos puedan valorar la luz del sol...

Muzzy dijo...

ESCRIBE