jueves, 24 de diciembre de 2009

Felipe IV es accesorio

Inevitable e invariablemente siento la necesidad de contar algo aun cuando creo no tener nada que contar.

Quizá sea que, por difícil que os parezca, todavía callo algo. Así que me obligo a divagar sin dirección para despistar esa conciencia. Como el que tiene hambre y salta a caminar o el que necesita ir al baño y salta a caminar.

De hecho, básicamente es lo que yo hago. Pongo una palabra delante de otra con cuidado de pisar sobre seguro, pero sin importarme el destino al que pueda llegar. Y todo para no arriesgarme a transcribir nada que haya quedado por masticar. Porque sé que si descubro algo, un sucio punto débil, tras haber pulsado este botoncito naranja que reza un blasfemo "publicar entrada", aun conociendo la posibilidad de borrar el resultado, me sentiré vulnerable por mucho tiempo.

Igual que hay que tener cuidado con encontrarse retratado por otro, puede que muchos Velázquez no se pinten en sus Meninas a propósito.

5 comentarios:

TXETXU dijo...

Muchas veces ocurre que quien más habla es, paradójicamente, quien más calla.

Me gusta mucho hermano. Ten cuidado no aparezcas dibujado, sin querer, en tu cuadro, o en el de alguien.

Un abrazo muy muy fuerte.

Anónimo dijo...

Escribir es peligroso para uno mismo, te desnuda por dentro y te hace descubrir cosas de los entresijos q ni tu creias saber... bueno eso me pasa a mi a veces, me retrato sin querer.

De momento no me desenmascaro, perderia la gracia, esq me quieres desenmascarar tu?

Leteo dijo...

Txetxu: Creo que no habrá más remedio... ¡espero salir con mi perfil bueno! Jaja. Un abrazo!

Anónimo: Esa es la aproximada idea del texto, básicamente.
No te voy a negar que el rollito de tener un/a lector/a secreto/a tiene su punto, pero soy de los que lee la última frase de ls libros antes de tiempo... d'you know what i mean?

Anónimo dijo...

Pero esas cosas no deben hacerse, descubrir el misterio pierde magia! Te dejare con el punto un poco mas no quiero desilusionarte..

Leteo dijo...

Si después de resolver un misterio se pierde la magia, igual no merecía tanto esfuerzo...