miércoles, 24 de junio de 2009

De cómo G conoció a M

Gritos, sangre y ruido. Mucho ruido. Gritos ajenos, resonando en las paredes blancas llenas de dedos negros, en las esquinas sobre todo.
Sangre ajena, roja y abundante, y en las manos de G. Y una gota de sudor baja en tobogán por un escaso mechón de pelo rubio, choca contra un cristal para miopía y se hace mil pedazos. Y plas plas plas, las zapatillas de G esta vez, no son ajenas, corriendo de clase en clase. Y pum pum pum. Y el gatillo clic. Y las bofetadas plaf. Y G sigue: correr, abofetear, gatillear.
Y más gritos, más sangre, más ruido. Mucha sangre. Incluso sus propios gritos, su sangre, sus plas plas, le son ahora ajenos. Y plas, pum, clic.

Chic chic chic, M golpea el teclado buscando esa infame nota que se escurre entre sus dedos y piticlín una ventana se abre, G dice quiero verte, M dice que sea pronto y un avión trae a G al día siguiente y G y M son felices, sobre todo M, y H crece y crece.

M quizá nunca sepa lo que hizo G antes de venir y tener a H, aunque lloró mucho boquiabierta viendo ese reportaje sobre un instituto americano. Y gritó. Y sangre y ruido. Pero aún sabiéndolo seguramente no hará nada y seguirá feliz. Y siempre tendrá una niñera a la que llamar.

6 comentarios:

TXETXU dijo...

Madre mía, qué violento. Me lo he imaginado paso a paso. G es un capullete ¿eh? Engaña su cara de bueno... jajaja.
Un abrazo amigo!!!

Pablo dijo...

Que buena, "Asesinos Natos" a la española jaja
Un abrazo

Anónimo dijo...

Pues.. va a ser q si escribes bien y todo, pero sólo un poco eh? q sino te lo crees mucho. =)
Seguiré esto alguna vez.

Leteo dijo...

Tengo que adivinar quién eres o qué? Jaja

Anónimo dijo...

No hace falta

Leteo dijo...

Qué intriga...